LA TEMPORADA PARA DISFRUTAR DE ALCACHOFAS

18-03-2018 0 comentarios L`Ostia Nutrición

La alcachofa es verdura de primavera que se puede utilizar en multitud de platos o comerla sola, a la brasa o hervida, por ejemplo. 

Hortaliza tan sabrosa como polivalente, ya es conocido por la mayoría, que la alcachofa tiene una proporción de proteínas e hidratos de carbono más significativos que el resto de verduras.

Entre sus hojas se esconde todo un tesoro de vitaminas: A, C y B, minerales como el calcio, fósforo y hierro y antioxidantes.

Un regalo para nuestra salud, considerada desde siempre como una aliada para nuestro organismo, es por ejemplo muy buena para paliar afecciones hepáticas ya que es un buen desintoxicante del hígado.

La alcachofa es el fruto de la alcachofera (Cynara scolimus), planta perenne de hasta 2 metros de altura, con hojas muy lobuladas, sin espinas (a diferencia de los cardos, de la misma familia), de un verde pálido y con hilos blanquecinos por su parte inferior.

La alcachofa podría ser originaria de Egipto o del Norte de África. La planta denominada Cynara ya era conocida por griegos y romanos. Al parecer se le otorgaban poderes afrodisíacos.

Ha sido de siempre un alimento muy apreciado y durante la Edad Media era uno de los alimentos más caros y más sabrosos que existían: Catalina de Médecis y Luis XIV, rey de Francia, eran grandes consumidores de alcachofa.

En la Península Ibérica la introdujeron los árabes y se duda entre la posibilidad de que enseñaran su cultivo o que aplicaran las técnicas aprendidas en origen para transformar los cardos que siempre poblaron nuestra geografía. 

Los navegantes españoles y franceses introdujeron la alcachofa en América, dónde se cultiva en California y otras zonas de clima templado.

La alcachofa también forma parte de la cultura popular en muchas partes del mundo. Esta presente en refranes, adivinanzas juegos y cuentos infantiles e incluso en la poesía y literatura, han escrito sobre ella:  Juan Cervera Sanchís, Julio Cortázar y Pablo Neruda, este último en sus “Odas elementales” (1945), escribió  “Oda a la alcachofa”.

En cuanto pensamos en alcachofas, seguramente nos viene a la cabeza la alcachofa del Prat de Llobregat.

Y es que tenemos la suerte de disfrutar, muy cerca de L’Óstia Barceloneta,  de una de las alcachofas con más calidad y preferidas por el mercado barcelonés gracias a su sabor y paladar de calidad.

Tanto, que se esta trabajando para obtener la denominación europea de calidad de Indicación Geográfica Protegida (IGP).

Profundo y fértil, el Delta del Llobregat, tiene un clima temperado en invierno, gracias a la protección de las montañas y la acción marina del Mediterráneo, favoreciendo una alcachofa más dulce y tierna.

La nota de cata de la Escuela de Hostelería de Castelldefels, define a la alcachofa del Prat como “ligeramente acida, fresca, intensa y dulce y aterciopelada. Gustosa y suave.”

Contrasta con alcachofas de otras procedencias, especialmente por la suavidad de su sabor, y por ser menos oxidativa, así como por su fina textura y la suave astringencia producida por la tenacidad de la planta.

La máxima calidad de la alcachofa del Prat, se obtiene a las pocas horas de ser cosechada.

Se comercializa siguiendo las determinaciones del distintivo producto FRESC del Parque Agrario, que establece y garantiza el tiempo y distancia mínimos entre cosecha y distribución al consumidor.

Manteniendo todas sus propiedades organolépticas y nutritivas.

Además de las ya casi habituales chips de alcachofa que encontrarás aquí, en el restaurante l’Òstia Barceloneta, entre nuestras sugerencias, podrás degustar Alcachofas del Prat confitadas con almejas al Jerez, no te lo pierdas, un plato sano, sencillo, completo y totalmente mediterráneo.

¡Si te ha gustado puedes compartirlo en tus redes sociales!

Haznos saber lo que piensas

* Campo requerido

Comentarios (0)